martes, 26 de julio de 2011

MI PERRO


Mi perro paga con su cola
lo que nunca le he vendido
y ni siquiera he regalado.
A veces lo sorprendo bueno
sentado sobre el mundo
de ojos perdidos en mi espalda.
Luego
como ajeno
estira el sueño de sus patas
y en silencio
se acomoda a mi perruna alegría
y a todos los huesos
de mi tristeza humana.-

De Blanco y Negro - Inédito -