sábado, 6 de agosto de 2011

EXODOS

Cuesta arriba de la vida
como hormigas derrotadas
se mueven lentos los endebles huesos
respirando los horrores inhumanos.
A lo largo de la columna de hambre
y a los costados del olvido
van quedando los vacíos ojos
mirando tiesos los míseros enseres
testigos de la última esperanza.
Por momentos
el aire alivia y castiga irrespirable.
El agua huye.
Los enfermos claman por un beso de la muerte
y el dedo responsable
se mueve indiferente por el mundo
mientras la paz como una sombra herida
febril se ha detenido.-

De (A Ras del suelo a flor de piel) Inédito.-