sábado, 2 de febrero de 2008

SIEMPRE TU

Nada me devolverá las alas que me diste
ni siquiera
cuando el posible encuentro se desate.

Recien te has ido de mis ojos
y ya hace tanto tiempo de mi boca
que no termina de abarcar tu nombre.

Se que una y otra vez la noche
volverá liberando a mis nostálgicas estrellas.
También de que hay un punto natural
para esta historia de amor
en un escrito del mañana.
Pero hay una verdad,
una sola verdad como el aire y como el fuego.
Como el canto y el silencio:
Que me has amado venturoso y libre.
Que te sigo amando prisionero y condenado.-

(De "Entre Ceja y Cejas"-2002-)

No hay comentarios: