jueves, 17 de septiembre de 2009

DEL OTOÑO

Lignarios desafíos
serpentean obscenos por las calles.

-Es otro el grito de las hojas-

Un aromal de bosque urgente
le calla al día sus tambores moribundos
mientras la ciudad como un martillo
sueña y se acuna adormecida
sobre un pecho que sabe
a maderas condenadas.-

De (ESTADOS) l994-

2 comentarios:

Tere Casas dijo...

"mientras la ciudad como un martillo
sueña y se acuna adormecida
"
hermoso

Pilar "Camino del sur" dijo...

Que fuerte grito por el paisaje intervenido


Cariños