lunes, 3 de marzo de 2008

ACASO

Oye niño.
¿Acaso no debieras pasarme igual que el viento
desprendido
al desparpajo
con manos vivas y alegrías despeinadas.
¿Acaso no debieras ignorarme
y andar tu mundo soñando suspendido
por la magia de un hilo interminable.
¿Acaso no debieras y sin embargo
me condeno con tus ojos
cuando dices tristemente !Señor...¿me compra?
o más acá o más allá qué importa
cuando un extraño frío apremia al ancho mediodía
y tu lento paso dice que se fue la tarde.

Por eso y por todas las costillas
por dentro y por fuera me repito.
¿Acaso es de niño dormir donde el olvido
o caer de rodillas sobre el sueño de un juguete.
¿Acaso es de niño
este mundo y el que viene
si es el mismo con el cual me trato y me salpico.

Oye niño
prueba con mi sombra
que tus manos hacedoras como ella me persigan
y al tocarme tu sonrisa
me deje un nuevo intento sobre el hombro
de dar vuelta del revés hacia el derecho
este mundo breve que te quito.-

1 comentario:

bajamar dijo...

Que hermoso poéma, realmente precioso. La injusticia es quien juega en los patios traseros con demasiada frecuencia, allí donde sólo debiesen jugar los niños

muy tristemente hermoso

un saludo cariñoso